se fue con Komplicidad

AULA, Arquitectos trabajando por una mejor educación

"Buscamos espacios adecuados para que la arquitectura responda a las nuevas metodologías de enseñanza". Carolina Linares y Joan Horna, dos de los co-fundadores de una agrupación que vale la pena conocer. 

Publicado: 2018-02-25

Los centros educativos, son de vital importancia en el desarrollo educativo de los niños, y es también el lugar donde pasan la mayor parte del tiempo después de su hogar. Es por esta razón, que una parte importante a considerar en el aprendizaje es la infraestructura con la que operan los centros educativos.

Solo en el Perú se sabe que existe un déficit de infraestructura educativa: según el Informe del Instituto de Integración un 15% de las instituciones requieren ser sustituidas completamente; otros resultados demuestran que siete de cada diez colegios rurales no cuentan con servicios de agua ni energía eléctrica, mientras que cada nueve de diez instituciones no tienen acceso a internet.

Y es que el contar con una buena infraestructura escolar y con espacios motivadores facilita que niños y jóvenes que viven en sitios remotos puedan estudiar y, además, tiende a mejorar lel interés de los estudiantes y maestros por el aprendizaje.

Es por esta razón que nace el programa AULA, en la búsqueda de nuevos espacios educativos, innovadores, lúdicos, involucrando a la comunidad educativa y a la sociedad civil en su diseño y en su construcción. Entrevistamos a los arquitectos Carolina Linares y Joan Horna, dos de sus co-fundadores, y esto fue lo que nos comentaron.


Cuéntenos un poco en qué consiste el programa AULA.

CAROLINA: Bueno, AULA es un emprendimiento social que busca impactar positivamente la educación mediante la co-creación de espacios educativos, innovadores y lúdicos, involucrando a la comunidad educativa y a la sociedad civil en su diseño y en su construcción. De hecho lo hacemos porque hay un par de motivos básicos. Primero porque el enfoque pedagógico a nivel mundial está cambiando: hay distintas metodologías y formas de enseñar, sin embargo la infraestructura sigue siendo igual a pesar que el enfoque va cambiando; por eso buscamos espacios adecuados para que la arquitectura responda a las nuevas metodologías. Lo segundo es la precariedad de la infraestructura educativa en el Perú: 7 de cada 10 escuelas requieren algún tipo de intervención, y lo conocemos muy bien porque nosotros hemos estado involucrados previamente o paralelamente a AULA en temas de educación. Como lo hacemos, a través de la “co-creación” de espacios de aprendizaje innovadores involucrados con el usuario: profesores, niños y comunidad educativa en sí. 

JOAN: Buscamos reducir costos en cuanto a reciclar o usar elementos a la mano con la finalidad que los proyectos no sean tan costosos, buscamos que sea un proyecto que se genere por la participación de la comunidad, que les sirva a ellos, que no sea una cosa que se le ocurrió al arquitecto y no lo use, que la misma gente sienta suyo el proyecto. Muchas veces ha pasado que como ellos han intervenido en el proyecto lo cuidan más.

CAROLINA: Básicamente escuchamos las necesidades y las problemáticas que tiene la institución educativa, y en conjunto con los niños y la comunidad ideamos soluciones que sean factibles técnicamente y viables económicamente. Nuestra misión es ser facilitadores, llevar las ideas de los niños, que sea factible, la gente se involucra en el proceso y adquiere confianza en que se va a poder hacer y de alguna manera se sienten identificadas y lo importante es justamente generar esa confianza entre la comunidad. Nosotros tratamos que los proyectos sean escalables y que vayan de acuerdo al financiamiento que podamos conseguir y se logre algo que pueda ser viable hoy y se pueda seguir escalando a futuro y trabajamos por eso. Los servicios que hacemos con AULA son los talleres de mini arquitectos con una metodología propia: trabajamos con niños, con colegios en zonas vulnerables, así como en instituciones privadas. Los proyectos son los diseños de los espacios de aprendizaje, y el taller de mini arquitectos es parte de estos proyectos.


¿Cómo nació la iniciativa?

JOAN: AULA desde los inicios nace con Álvaro y Eduardo, arquitectos graduados de la PUCP, se juntaron con muchas ganas de hacer un proyecto y AULA nació con la idea de hacer un proyecto educativo, sin tenerlo tan claro aún. Mientras pasa esto Eduardo entra a un voluntariado llamado CREA+, donde se daban talleres de distinta índole a colegios en zonas vulnerables. Es aquí donde Eduardo inventa el taller de mini arquitectos, y paralelamente yo estaba buscando un voluntariado; entré al taller de mini Arquitectos y conocí a Eduardo. Desarrollamos la idea durante 2 años, y fue el último ciclo del mini Arquitectos (donde estábamos los 3) donde nace el primer proyecto grande que es "Techo de Botellas". Con esta viada es que decidimos sacar AULA como algo un poco más serio, y es ahí donde entra Carolina para darle el profesionalismo a AULA: con ella nos convertimos en un emprendimiento social. 

CAROLINA: En el 2016 se volvió más formal y ahora seguimos trabajando con eso, nos organizamos, estructuramos nuestros servicios, todo un proceso que creo que es muy importante para cualquier iniciativa que uno pueda tener, el pasar el proceso formal es bastante retador. Entonces realmente debes tener la convicción y creer en tu proyecto para salir adelante. Ahora somos una asociación, estamos inscritos en Registros Públicos, tenemos RUC, digamos que hemos querido que AULA pase de ser una iniciativa a ser una asociación formal.

¿En qué lugares han trabajado como AULA?

JOAN: El primer proyecto "Nube de colores" nace en el taller de mini Arquitectos en CREA+. El taller se daba en un colegio del asentamiento humano Tiwinza del Callao. Otro proyecto fue en La Garita de Chincha (Ica): el "Retablo comedor", que empezó como un proyecto de mobiliario y luego se convirtió en un proyecto de aprendizaje. Hemos trabajado en un colegio en Villa el Salvador que empezó con el diseño de una escalera; y en lugar en pensar en el diseño de una convencional planteamos generar en el espacio nuevos usos, que concluyó como un aula abierta y una biblioteca. También estamos en un proyecto en San Juan de Lurigancho: un taller para niños en un centro de desarrollo familiar.

CARLOLINA: Venimos trabajando con otra organización, viendo un tema de aulas creativas, que es para muchos colegios. Lo que pasa que así como trabajamos con colegios que necesitan una ayuda urgente, trabajamos con colegios que quieran mejorar su infraestructura educativa, y hay varios que tienen la infraestructura tradicional y quieren mejorarla. Hicimos un centro de atención residencial en San Miguel (esto ya es un trabajo de investigación): “Red Pikler”, una red de personas que tratan de difundir una nueva metodología de enseñanza, nos pidieron el desarrollo de mobiliario basado en la metodología Pikler. Actualmente estamos trabajando con “Ocupa tu calle” para un posible proyecto y varios más que están encaminados y desarrollándose actualmente.

¿Qué experiencias satisfactorias les ha traído AULA?

JOAN: Una anécdota que siempre me gusta compartir fue una de las primeras experiencias que más me marcó en el taller de "Mini Arquitectos", donde teníamos unos alumnos muy traviesos y problemáticos que entraron sin ganas de llevar el taller, pero en el taller cambiaron muchísimo, les encantó, se esmeraron y terminaron siendo los mejores alumnos; incluso uno de ellos participó en una feria de talleres, y le explicó a su mamá su proyecto muy emocionado y orgulloso de lo que había hecho. Ver ese cambio de actitud fue muy bacán. También con el "Techo de botellas", que los mismos niños vayan a ayudarnos a pintar las botellas, a colgar las botellas y después nos agradecieron, y la alegría que transmitían fue una experiencia bien satisfactoria


CAROLINA: La experiencia más satisfactoria de AULA es cuando estamos en un colegio, y vemos cómo toda la comunidad se involucra y cómo las personas realmente aprecian y valoran el hecho que nosotros estemos ahí; llega un momento en que hay tanta confianza que las mismas personas te cuenta sus problemas, pero también ven el mundo con esperanza. Entonces ser partícipe de ellos particularmente a mí me ha marcado mucho. Recuerdo que teníamos talleres con las mamás, ellas contaban su experiencia, cómo se sentían y la esperanza que tenían de salir adelante. Entonces tener ese contacto con las personas te da bastante satisfacción el sentir que puedes ser parte del cambio, porque finalmente nosotros somos facilitadores pero si no hubiera comunidad y participación eso no se podría dar. 

JOAN: El darte cuenta que hay tanta gente que también busca hacer algo por el país, uno con AULA empiezas a conocer a otros emprendedores que tienen búsquedas en común. Te encuentras con otros emprendedores sociales que buscan mejorar la ciudad en otros aspectos, pero todos buscamos lo mismo y eso es excelente.

¿Cómo han respondido los niños a las intervenciones que han hecho con ellos?

JOAN: Excelente. Con los niños hay que saber cómo abordar el tema, saber cómo ganarse su atención, porque si no haces algo que llame su atención, los pierdes y se te van, pero si le pones un ejercicio, les hablas y les cuentas lo tienes atento. Justamente en el taller nos pasó que de pronto hicimos uno de esos talleres que no funcionó del todo bien, los niños se perdieron (digamos que era un grupo complicado), y debido a esto replanteamos la manera de llegar a ellos y se engancharon completamente, son un público difícil pero en cuanto se enganchan y empiezan a soltar toda la creatividad en el taller, salen cosas súper bacanes.

CAROLINA: De hecho te encuentras con niños que vienen con sus propias historias, que es algo que nosotros no sabemos. De pronto vemos cambios en niños que al inicio se aislaban un poco más y luego ver cómo se sienten comprometidos con el taller y trabajando en equipo con otros niños es impresionante. Y también es interesante que se sientan contentos de mostrarles los trabajos a sus papás y a sus profesores, y lo ves con un comportamiento distinto. Una anécdota del taller de Mini Arquitectos es un ejercicio que hacemos de la casa ideal para ver cuál es la visión del niño, la creatividad e imaginación que tiene; le digo a un niño que se imagine su espacio ideal y respondió: "que mi casa tenga mayólica"; yo lo invitaba a decir cualquier cosa loca y su techo era que su casa tenga mayólicas, y eso me choco a mí. Y eso es lo que queremos cambiar: queremos enseñarles que hay un mundo más allá, que sus posibilidades pueden ir más allá de donde están.

Una crítica a la educación: ¿Cómo creen que se encuentra el nivel educativo en el Perú hoy en día en cuanto a nivel de enseñanza e infraestructura?

CAROLINA: Creo que se están haciendo esfuerzos por mejorar la calidad educativa, y se están dando de todos lados, de la parte pública el ministerio ha hecho varios proyectos: el tema de lineamiento de espacios educativos, la nueva normativa, etc., nos hace ver que están haciendo un esfuerzo; sin embargo son esfuerzos que necesitan mucho más apoyo a nivel de todo el gobierno, no puede ser una sola entidad. En general sí se están haciendo cosas, pero aún hay un largo camino que recorrer. El tema de conocimiento también: muchos no saben cómo hacerlo, de hecho la infraestructura impacta mucho en ese tema: es el tercer educador, entonces no todos los colegios tienen la capacidad de mejorar esto. 

JOAN: Yo trabajo en una entidad pública, y estando ahí lo que veo es que las deficiencias que ha tenido el país en los últimos 20 o 30 años han abierto una brecha tan grande que para cerrarla nos va a tomar años, no solo en educación en general, en cultura, salud, etc. Así que por más que yo también siento que hace unos años se viene trabajando para cerrar esa brecha puede que acierten en unas cosas y en otras siento que aún hay una brecha muy grande para cerrarla en un solo gobierno.

Muchas personas creen que los arquitectos solo construyen y nos han estereotipado un poco. Ustedes haciendo esto han roto un poco los esquemas. ¿Les han comentado este tipo de cosas en las intervenciones?

CAROLINA: Error de nosotros que la carrera no está tan difundida a la gente en general. Depende del lugar donde estemos: hay lugares donde dicen que los arquitectos solo construyen, que investigan, y nos han preguntado cosas de ese tipo; en algunos lados creen que solo hacemos casa de playa, o que nos dedicamos solo a soñar.

JOAN: O nos dicen ingenieros…

CAROLINA: Nos tienen estereotipados, pero en cada lugar enseñamos que podemos hacer cosas distintas. En verdad los chicos que están estudiando arquitectura pueden hacer muchas cosas, pueden diseñar, construir, planificar, pueden hacer un montón de cosas, pero hay que difundir la carrera y todas las funciones en las que nos podemos desempeñar.

¿Qué metas han trazado para AULA, de aquí a unos 5 años?

CAROLINA: Esperamos de aquí a 5 años ser una asociación con mucho más miembros, quizá triplicar los socios, teniendo varios proyectos de mejora de infraestructura educativa también llevar un tema de espacios públicos con espacios de aprendizaje que se complementen. 

JOAN: Yo creo que nuestra meta más cercana es ser sostenibles, es una meta que nos la hemos trazado para este año: Ser una empresa social que sea sostenible. Y en 5 años ya haber ganado el KUNAN (plataforma que impulsa, integra e inspira el emprendimiento y la innovación social abierta en el Perú)



TECHO DE BOTELLAS



AULA + BIBLIOTECA  + ESCALERA


Escrito por


Publicado en

Maquetas Aparte

Momentos de arquitectura y mucho más: entrevistas, noticias, columnas, etc. Síguenos por Facebook y Twitter.